sábado, 29 de septiembre de 2012

Last Resort: USS Rebelde

Siguiendo la moda reciente e igual que muchas otras series, la ABC pre-estrenó (o filtró) en internet el piloto de una de las principales apuestas en drama de esta temporada: Last Resort. Detrás de la ficción se encuentra uno de los grandes, Shaun Ryan, el creador de The Shield, Terriers y The Chicago Code. Ya desde el anuncio del proyecto y su responsable, el hype fue bastante elevado, y no hizo más que crecer al ver el tráiler en los Upfronts del pasado mayo. Ahora hemos podido catar el piloto y no ha decepcionado en absoluto.

La trama nos transporta bajo el mar, al USS Colorado, un submarino nuclear que navega por el Índico. La vida de la tripulación transcurre plácidamente hasta que, tras rescatar a unos misteriosos militares heridos, les llega una orden de fuego a través de un canal de comunicaciones secundario (de emergencia). El capitán Chaplin intenta confirmar la orden por el canal principal, pero más allá de conseguirlo, son alcanzados por un misil lanzado por su propio país. Ante tal situación y declarados enemigos en su propio país, ocupan la isla de Sainte Marina intentando probar su inocencia y descubrir quien está detrás de la conspiración contra el submarino, al mismo tiempo que tendrán que tratar con los habitantes de la isla.


Parece que la serie va a tener un reparto coral entre tripulación, políticos, habitantes de la isla y demás personajes. Entre la tripulación destaca el Capitán Marcus Chaplin (Andre Braugher), quien no se va a dejar pisar por nadie y si tiene que disparar 17 misiles contra su querida nación si él está en peligro, lo hará. El Teniente Comandante Sam Kendal (Scott Speedman) es algo más precavido y aunque confía en Marcus, desea volver a su hogar con su mujer Christine (Jessy Schram). A la Teniente Grace Shephard (Daisy Betts), aunque tiene valentía y determinación, la vemos más cohibida por el hecho de ser mujer. Por otro lado, está el COB Joseph Prosser (Robert Patrick), quien choca constantemente con Chaplin y Kendal y parece que es uno de los traidores.

Del resto del reparto poco más podemos decir ya que apenas se nos han presentado unas pequeñas pinceladas de todos ellos. Sophie Girard (Camille de Pazzis) es la científica que encuentran los militares en la ocupación de la estación de la OTAN y que más allá de no ofrecer resistencia, acaba de su lado. Tami Tumrenjack (Dichen Lachman) es la camarera del bar de la isla y pese a no tener un papel importante en el piloto, parece que sí lo tendrá en la serie. Uno de los militares rescatados es James King (Daniel Lissing), quien demuestra su larga lengua en una conversa con el vanidoso amo y señor de la isla, Julian Serrat (Sahr Ngaujah). Por último, al otro lado del charco, tenemos a Kylie Sinclair (Autumn Reeser), una atípica ingeniera que es la creadora de la tecnología del submarino.


El piloto peca de ambicioso en cuanto a contenido e intenta introducir gran cantidad de información en apenas 40 minutos. Mucho mejor le habría venido una duración de hora y 20 minutos (2 horas con anuncios). Aún así, el planteamiento es bueno y original, y la tensión que se palpa densamente en el ambiente es una delicia para aquellos que busquen un producto de ritmo adrenalínico y muy estimulante que está por encima de la media. Un producto muy palomitero y que se asemeja a los blockbusters de Hollywood en cuanto a la apología del entretenimento puro de la que hace uso, combinando tensión con pequeños toques de humor en algunos comentarios.

En los próximos capítulos esperemos que desarrollen correctamente la trama, de la cuál puede salir algo muy grande por el potencial que tiene. Veremos los conflictos de los marines contra dos frentes: el gobierno de los Estados Unidos y los habitantes de la isla, liderados por Julian. Al otro lado de mundo se intentará destapar la conspiración que ha afectado a este submarino nuclear y su tripulación y Kylie va a tener mucho que ver. Se merece una mención especial de vergüenza ajena el momento en que cruzan el ecuador y empiezan a bailar "La Bamba". Escena WTF donde las haya.

Sin embargo, la ABC ha estrenado los jueves a las 8, una franja maldita que ha visto caer todo lo que han programado en los últimos tres años (FlashForward, The Deep End, My Generation, Charlie's Angels, Missing) y en la que ha cosechado unos buenos 9 millones de espectadores pero un regular 2,2 en demos. Si se mantiene, podremos seguir disfrutando de ella. Si no, nos tendremos que despedir. Espero que sea la primera opción, porque la serie lo merece.

NOTA:

¡Gracias por leer esta review! Podéis comentar sobre este drama submarino debajo de esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada